Calidad en tus Entrenamientos
Carrera, Ciclismo, Natación, Triatlón

Calidad antes que Cantidad en tus Entrenamientos

Volumen, volumen, volumen y otra vez volumen, ¿te suena? Es la forma en la que no todos, pero si muchos deportistas de resistencia planifican sus entrenamientos. 

Hoy vamos a ver por qué debe primar la calidad antes que la cantidad en tu plan de entrenamientos.

Llevo pensando varias semanas en la necesidad de escribir este artículo, porque creo que es un tema clave para la mejora del rendimiento en deportistas, fundamental para incrementar el rendimiento de deportistas no profesionales, tenlo claro, ¡calidad antes que cantidad!

Principio de Supercompensación

En primer lugar debemos tener claro cómo se mejora  en cualquier modalidad deportiva, y en nuestro caso concreto en deportes de resistencia.

El proceso es sencillo en la teoría, y lo define muy bien el principio de supercompensación: aplicamos mediante el entrenamiento un estímulo eficaz a nuestro cuerpo, este se adapta a él y lo asimila con el posterior periodo de recuperación, para finalmente subir un peldaño en nuestro estado de forma y mejorar así el rendimiento.

Así de sencillo en la teoría aunque en la práctica la complejidad sea mayor. Resumiendo, la ecuación quedaría así:

Estímulo eficaz + Recuperación = Mejora del estado de forma

De este modo queda bastante claro cuáles son 2 de los pilares fundamentales para mejorar el rendimiento: correcta periodización del entrenamiento ajustando e individualizando volumen e intensidad; y periodos de recuperación que permitan que el entrenamiento se asimile, algo que no siempre se tiene en cuenta.

Calidad del Movimiento

Especialmente en los deportes cíclicos como: carrera, natación, ciclismo y triatlón, la calidad del movimiento supone una diferencia brutal en nuestros tiempos en competición.

Al tratarse de deportes cíclicos, optimizar al máximo la energía en cada brazada, pedalada o zancada supone diferencias gigantes en nuestras marcas.

Por ello, un aspecto clave que debemos trabajar en nuestros entrenamientos es la técnica, una palabra tan pequeña pero que está compuesta por muchos aspectos que se deben tener en cuenta como: rango de movimiento, desequilibrios musculares, propiocepción, frecuencia o cadencia, amplitud, trabajo de fuerza…

Entrenar la técnica producirá grandes mejoras en tu rendimiento y disminuirá el riesgo de lesión

Ten en cuenta este elemento, especialmente si llevas poco tiempo practicando el deporte en el que quieres competir. Céntrarte en el trabajo técnico puede hacer que mejores mucho más rápido que con sufridas series picantes en pista por ejemplo.

Además reducirás considerablemente el riesgo de sufrir una lesión que te tenga una temporada en el sofá de casa.

Entrenar a diferentes Intensidades

Por último y no menos importante, varía las intensidades en las que trabajes en tus entrenamientos, establece tus zonas de entrenamiento individualizadas y sobre ellas estructura tus sesiones para que los estímulos sean eficaces.

Un volumen excesivo terminará agotándote tanto física como mentalmente

No olvides respetar los tiempos de recuperación entre sesiones, que variará dependiendo de lo que quieras trabajar en la siguiente sesión y la carga aplicada en el entrenamiento que acabas de finalizar.

Está claro que todo dependerá de tus características y de la prueba para la que te estás entrenando, pero grábatelo a fuego: estructura tus entrenamientos, calidad antes que cantidad, el volumen sin un por qué no da resultados, y seguramente provoque una sobrecarga excesiva que termine agotándote física y mentalmente.

Grupo de Entrenamiento

¿Buscas entrenador? Échale un vistazo a nuestros servicios:

Related Posts