motivación deportiva
Psicología

Motivación Deportiva. La Regla SMART

¿Alguna vez has sentido esa desmotivación que te hace fallar en tu plan de entrenamientos? Mejora tu motivación deportiva, presta atención a la regla SMART

Todos hemos sufrido esa falta de motivación deportiva en alguna ocasión, toca salir a entrenar, toca rodaje largo de carrera o ciclismo, o incluso una sesión intensa de natación en pleno invierno. Nuestra cabeza nos intenta boicotear, tomar la salida “fácil” y que nos quedemos en casa.

Si sigues la regla SMART te será más fácil seguir tu plan de entrenamientos

Pero vamos a ir a entrenar, vamos a seguir nuestra planificación para poder conseguir los objetivos que nos hemos marcado. Podemos controlar y superar esta situación, ¿quieres saber cómo…?, pues siguiendo las pautas de la regla SMART.

¿Qué es la regla SMART?

La regla SMART es un truco para establecer los objetivos de la temporada sin perder la motivación deportiva. El acrónimo S.M.A.R.T. (inteligente, en inglés), es un recurso nemotécnico para recordar las principales características que debe tener un objetivo, son:

S. Especifico (Specific en inglés)

En la definición de objetivos es esencial detallarlos y concretarlos al máximo. Formular estos objetivos e incluso escribirlos en algún sitio nos va a permitir saber lo que perseguimos a lo largo de la temporada, teniendo siempre en mente para qué estamos siguiendo un plan de entrenamientos.

M. Medible

Esta característica es uno de los factores más relevantes para mantener la motivación deportiva. El objetivo debe ajustarse a criterios de medición reales.

Un buen ejemplo sería “correr un 5K por debajo de 4 minutos el kilómetro en junio”, mientras un mal objetivo no medible sería “subir al podium en el 5K de mi ciudad, ya que depende de factores externos como el nivel de los rivales.

 

A. Alcanzable

Los objetivos tienen que ajustarse a la realidad de cada deportista, de forma que sean retadores pero sin unas expectativas poco realistas. Si nos planteamos objetivos demasiado difíciles podemos caer en la frustración y desmotivación al ver que no logramos alcanzarlos.

Usa la regla SMART para conseguir objetivos y alejarte de la desmotivación. Los objetivos deben ser: específicos, medibles, alcanzables, por resultados y acotados en el tiempo 

Una buena estrategia es fragmentar objetivos ambiciosos a largo plazo, en otros objetivos más fáciles que se puedan conseguir a corto plazo.

R. Resultados

Plantea el objetivo en función del resultado a conseguir, formulándolos en positivo. Siguiendo con nuestro ejemplo sería “conseguir realizar un 5K en menos de 20 minutos”.

T. Tiempo determinado

Por último, nuestro objetivo debe tener un momento de realización, una fecha determinada en que ir a por él. En base a esta fecha girará toda la planificación de entrenamientos de la temporada, con sus diferentes macros, mesos y microciclos.

Ánimo con tus objetivos deportivos.