natación aguas abiertas
Natación

5 Consejos para Mejorar tu Natación en Aguas Abiertas

¿Quieres mejorar tu natación en aguas abiertas? Sigue leyendo, hoy hablamos de 5 claves para aumentar tu rendimiento en competición

Competir en aguas abiertas requiere unas habilidades diferentes a las necesarias para rendir bien en la piscina. Hoy vamos a hablar de como transferir la mejora del rendimiento de la piscina al mar.

El entrenamiento de natación en aguas abiertas tiene dos objetivos fundamentalmente:

  1. Por un lado, reduce o elimina el miedo o la ansiedad. Este es un aspecto muy importante. Si nadar en aguas abiertas te pone nervioso, debes salir y hacerlo. Al sentirte cómodo en aguas abiertas conseguirás que el día de la carrera sea mucho menos intimidante y esto te permitirá concentratse en las cosas que puedes controlar, como tu esfuerzo o tu técnica de nado.
  2. Por otro lado, el entrenamiento en aguas abiertas nos va a permitir mejorar la orientación el día de competición, con lo que conseguiremos realizar menos tiempo y parar el crono mucho antes.
Nadar en aguas abiertas tiene 2 objetivos principales: reducir la ansiedad y mejorar la orientación

Dicho esto, supongamos que tienes una gran carrera por preparar, pero no tienes acceso a aguas abiertas o prefieres no nadar en un océano todos los días antes del gran día. ¿Qué deberías hacer? Aquí tienes 5 buenos consejos para mejorar tu natación en aguas abiertas:

Trabaja la Búsqueda de Referencias

Como he comentado antes, el principal problema de los nadadores que no suelen nadar en aguas abiertas, es que realizan más metros que sus rivales, algo que tira por la borda las mejoras de rendimiento conseguidas en meses de entrenamiento.

Por ello, es muy interesante practicar la orientación durante tus entrenamientos, prueba a realizar una respiración central cada 5 brazadas, algo que es recomendable que hagas el día de la competición.

Nada en Grupo

Si se tiene la oportunidad, es muy recomendable nadar en grupo, porque así nos acostumbramos a nadar rodeados de gente, buscar nuestro espacio, y por qué no, entrenar la reacción a llevarnos algún que otro golpe.

Nadar en grupo es una buena opción para simular lo que nos vamos a encontrar el día de la compètición y reducir ese agobio y ansiedad, especialmente en las salidas

Si no se tiene opción de probarlo en el mar, se puede probar de trabajar en la piscina: nadar con tres personas, una al lado de la otra y en una misma calle, nadando a la vez.

Entrena la Natación con Neopreno

En muchas ocasiones, los nadadores usamos el neopreno 4-5 días cada temporada y muchos solo llegan a probarlos la semana antes de la competición.

Sin embargo, lo más recomendable es planificar al menos 5 entrenamientos con él. Nuestros hombros se acostumbrarán al esfuerzo (que es algo mayor), y además el neopreno cederá más, haciéndonos más fácil el movimiento.

Trabaja la Respiración Bilateral

Aunque personalmente prefiero respirar cada dos brazadas en mis competiciones, es algún momento en el mar puede que necesitemos respirar por ambos lados (orientación, visualizar otros nadadores, golpes…), por ello entrenar esta habilidad es bastante recomendable.

Dominar la respiración a ambos lados va a ayudarnos a orientarnos y a sobreponernos a situaciones de carrera como golpes y empujones

Si aún no la dominas, prueba a introducirla en tus metros de calentamiento o vuelta a la calma.

Entrena los Cambios de Ritmo

Aunque tengamos trabajado un ritmo al que saldremos el día de competición, es muy posible que por circunstancias (golpes, pérdida de visión de un compañero con el que ibas a realizar la prueba, evitar el embudo que se produce en la primera boya…), necesites aumentar tu velocidad en algún momento de la carrera. Trabajar estos cambios de ritmo es fundamental para evitar que estas circunstancias limiten nuestro rendimiento el día de la prueba.

Espero que te sirva de ayuda para preparar tus objetivos de esta temporada 2018-2019.

Para cualquier consulta puedes dejar un comentario o escríbirnos a info@trainandfood.com

Related Posts